GRANDMOTHER
EXERCISE 4
 

El retrato de mi difunta abuela es impreso sobre un antiguo mantel que años después de su muerte encontré accidentalmente en un viaje familiar. El mantel se hallaba a miles de kilómetros de distancia y pertenecía a un completo desconocido, sin embargo me recordó su casa, su olor, me hizo rememorar su presencia.

La textura discontinua apareció como un vínculo para llevar al tacto, como un encarnamiento, aquella imagen que con los años se iba desvaneciendo, el recuerdo se volvió una fotografía en los sentidos, una estampa que migró desde el universo digital a una especie de tiempo eterno, en que la fragmentación del material interrumpe y desvanece el retrato, en una sutil, casi transparente analogía de la representación de la memoria.

En los alrededores de Quillaipe (Seno de Reloncaví) y zonas específicas de Puerto Montt, que son el escenario de mi cotidiano actual, sostengo la imagen de mi abuela. En esa ribera el retrato me acompaña, es página de mi bitácora. Con mis propias manos la fotografía se articula a un imaginario nuevo, atravesado por otras transparencias, por otros velos de tiempos que se irán superponiendo a mi recuerdo y a sus rasgos.

Chile, 2022.